El Parque Nacional de Cotubanamá, en República Dominicana, es uno de los parques protegidos con más reclamo turístico del país. Cuenta con atractivos de todo tipo; desde playas de arena blanca hasta senderos que conducen a cuevas de arte pictórico y manantiales subterráneos. Pero no solo destaca por su gran belleza, sino también por ser una de las reservas ecológicas más rica. La isla derrocha vida en tierra, mar y aire, con sus más de 500 especies de flora y 300 tipos de aves. Una riqueza potencialmente amenazada por el proyecto hotelero ‘Leaf Bayahíbe’, ideado por el grupo turístico Globalia y autorizado por el ministro de Medio Ambiente del país.

1.300.000 turistas han visitado en el año 2019 el comúnmente conocido como Parque Nacional del Este. Una cifra apetitosa para magnates como Pepe Hidalgo, el empresario español que ha incitado a la polémica en el país caribeño. El presidente de la empresa Globalia presentó a finales de enero en el Fitur 2020 ‘Eco Leaf Lodge’, “una experiencia de alojamiento en convivencia con la naturaleza”. Se trata de un nuevo concepto de alojamiento con 96 cabañas de madera, pensado según la empresa para ser respetuoso con el medio ambiente. La construcción se realizaría con materiales naturales y autóctonos, y el complejo contaría con paneles solares como suministro de energía.

leaf byahibe
Bayahíbe, en la costa occidental del Parque Nacional de Cotubanamá, en República Dominicana. Crédito: Einfach-Eve / Pixabay

Santo Domingo contra Leaf Bayahíbe

Pero este “proyecto de convivencia sin afectación para el medio ambiente” según Pepe Hidalgo, ha generado una enorme oposición entre las voces más críticas. Entre ellas la defensora del pueblo Zoila Martínez Guante, que acudió personalmente a la reserva para evaluar daños y realizar un levantamiento. Quiso destacar por encima de todo el despropósito que supone la tala de árboles adultos, prevista para extenderse a un área de 244.000 metros cuadrados. La masa forestal es el principal elemento protegido de Cotubanamá, cuya flora representa más de la mitad de la diversidad vegetal de la isla de Santo Domingo.

También se ha hecho viral en Twitter el hashtag #SOSCotubanamá, para decir “no a la construcción de hoteles en áreas protegidas”.  Hasta el momento, la iniciativa ha sido apoyada por el ministro de turismo Francisco Javier García, y por el ministro de Medioambiente Ángel Estévez. Pero como bien se detalla en la cadena del hashtag, en estos momentos el conflicto está en proceso de judicialización contra el permiso otorgado para el Proyecto. Algunos focos de protestas piden, además, la destitución del propio ministro de Medioambiente.

La resolución del conflicto

Finalmente, y a raíz de las crecientes protestas, el presidente Danilo Medina ha decidido detener la construcción de ‘Leaf Bayahíbe’, que se puso en marcha en el año 2000 con la compra de las tierras.  La situación quedará estancada al menos hasta que se realice una investigación exhaustiva de las cláusulas de compra y de los compromisos medioambientales. Todas las acusaciones apuntan al conflictivo permiso emitido en 2004 en que se debate si la parcela 24-A, dentro de la zona protegida, formaba parte o no del acuerdo.

Dejando a un lado el asunto judicial, toda esta polémica ha encendido una llama de protesta en muchos corazones, que difícilmente se apagará. Aceptar la construcción de Leaf Byahíbe podría ser el primero de otros muchos proyectos, que también prometan ser respetuosos. Pero por muy ecológico que se pretenda ser, construir en un área protegida siempre conlleva talar árboles, y por tanto un ecocidio. El empresario José Hidalgo y todos los que le sucedan, al menos por el momento, tendrán que buscar otro lugar para sus fines comerciales.

Si te ha interesado este escrito sobre ecoturismo, te recomendamos leer en Mapeando una entrada también situada en América sobre las Salinas de Galerazamba, en Colombia.

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *