A lo largo de la historia, muchas mujeres han dedicado parte de su vida a la investigación científica. Este es el caso de Marie Curie, una mujer pionera en el campo de la radioactividad que puso su saber al servicio de la humanidad sin pedir prácticamente nada a cambio. Por este y muchos motivos más, la capital francesa quiso rendirle homenaje con El Museo Curie de París, también conocido como Musée Curie.

Imagen del Instituto del Radio, Musée Curie. Crédito: Mike / Flickr

La historia detrás del Musée Curie

Marie Curie fue una científica polaca de nacionalidad francesa cuyas investigaciones en el campo de la radiación la llevaron a descubrir, junto con su marido Pierre Curie, el radio y el polonio. Además, su intelecto y sacrificio la convirtieron en la primera mujer en recibir un Premio Nobel de Física en 1903. Ocho años más tarde recibió un segundo Premio, esta vez de Química, lo que la convirtió en la primera persona en recibir dos Premios Nobel de distintas categorías.

Con anterioridad a estos premios y con el objetivo de conseguir el doctorado en Física, Marie Curie empezó a buscar un proyecto de investigación. Decidió investigar los rayos de los que ya hablaba Becquerel. Fue entonces cuando, según la catedrática de Química Inorgánica Adela Muñoz en su estudio Curie y la radioactividad, notó que los minerales del uranio producían rayos, pero que su magnitud no se correlacionaba directamente con la presencia del uranio. Probablemente había otros elementos aún no determinados. Marie llama a esta propiedad «radioactividad«.

Esta observación le permitió separar y confirmar que existían dos nuevos elementos con propiedades radioactivas. Los llamaron radio, por su alto nivel de radioactividad, y polonio, en honor de su país natal. 

Un poco al margen de estos descubrimientos, hay otro aspecto que es innegable y es que la vida de la familia Curie está estrechamente ligada a la ciudad de París. En este sentido, para descubrirlo todo acerca de estos importantes personajes de la historia de la ciencia, lo mejor es comenzar por el Musée Curie.

El Musée Curie y cómo adentrarnos en la historia científica de París 

Situado en el corazón del distrito V de París, el Musée Curie es una exposición permanente que se basa en la investigación radiológica y en los trabajos que hizo Marie Curie en el laboratorio tras la repentina muerte de su marido Pierre. 

Este laboratorio fue construido para ellos por la Universidad de París y el Instituto Pasteur entre 1911 y 1914. Tras la muerte de Marie Curie en 1934, fue allí donde su hija Irène y su yerno Fréderic descubrieron la radiactividad artificial. Por este motivo, el Musée Curie no se fundó hasta el año 1964.

Las instalaciones se han conservado tal como cuando ella y su familia las utilizaban, y durante la visita se pueden ver aparatos de investigación del campo de la radiación de hasta la década de 1940. Además, este museo también es una buena forma de aprender sobre la vida y obra de esta familia tan excepcional.

Un turismo responsable es posible en París 

Como hemos visto, el Musée Curie es una muestra que otro tipo de turismo es posible en París. Un viaje alejado de la multitud de turistas y que, a parte de responsable y ético, nos acerca un poco más a la historia de esta ciudad. Además, si te interesa conocer más sobre la historia de la ciencia de París hay muchas otras posibilidades, como visitar la Escuela Industrial de Física y Química, donde Pierre y Marie Curie descubrieron el polonio y el radio en 1898.

Pero no solo visitar este tipo de museos te puede acercar más a la vida parisina responsable. También puedes llevar a cabo otras actividades como hospedarte en alojamientos y restaurantes eco- responsables o recorrer las calles de París en bicicleta y así evitar la contaminación. 

Si te ha interesado este tema, en Mapeando tenemos otros artículos relacionados con el mundo de la ciencia y el turismo ético como el Parque Nacional Timanfaya: dromedarios entre volcanes.

Fuentes consultadas para la elaboración de este artículo: 

  • SÁNCHEZ RON, J. (2011). Marie Curie, la Radiactividad y los Premios Nobel.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *